Sin importar en qué parte del mundo te encuentres, déjame decirte que: “Tú eres lo más lindo que Dios tiene en esta vida”.
Confía en Jesús y acéptalo.